Cómo afecta es estrés a la salud de nuestro intestino

Aún no se ha establecido las causas puntuales que activan la condición del Síndome de Intestino Irritable. Sin embargo existen denominadores comunes entre quienes lo padecen, el estrés es uno de ellos.

¿Qué tiene que ver el estrés con la salud de nuestro intestino? Pues la dispepsia, la gastritis y otras patologías se derivan del estrés. Además la “hormona del bienestar” se fabrica casi en su totalidad en nuestro intestino. Esta correlación nos dice que debemos cuidar especialmente nuestro intestino para mejorar nuestra salud en general.

Cuando una persona es sometida a estrés el organismo expulsa la sangre del estómago y la envía a las piernas, brazos o cabeza para pensar más rápido o para escapar de alguna circunstancia. Sin embargo en casos de estrés crónico el estómago y los intestinos se ven afectados por la falta de circulación sanguínea.

Algunos expertos en el tema como el Doctor Luis Bustos Fernandez, gastroenterólogo argentino, afirman que existen más neuronas en nuestro intestino que en nuestro cerebro. Además de una intrincada red de comunicación entre nuestro intestino y el sistema nervioso central. Por ello el estrés o un estado de ánimo afectado es responsable directo del funcionamiento de nuestro intestino y por ende de nuestra salud en general.

El estrés también afecta de otras maneras al aparato digestivo:

  • Disminuye la oxigenación
  • La producción enzimática se reducen unas veinte mil veces
  • Se entorpece la absorción de nutrientes
  • Disminuye el flujo sanguíneo y como consecuencia el metabolismo se atrofia

Como dato curioso los tejidos del cerebro y los del intestino son iguales, lo que en cierto sentido nos hace dueños de dos cerebros, uno en nuestra cabeza y otro en nuestro aparato digestivo, por eso existe tan buena comunicación entre ambos sistemas.

El estrés reduce drásticamente la producción de serotonina, más conocida como la hormona del bienestar. Esta hormona se produce nada más ni nada menos que en un noventa y cinco por ciento en nuestros intestinos. Por eso, cuando estamos estresados nuestro bienestar se ve mermado notablemente.

Otro experto en la materia es Jack Palmer escritor del famoso libro Adiós Intestino Irritable, del cual puede leer una opinión detallada aquí comolimpiarcolon.com/adios-intestino-irritable-de-jack-palmer. Jack afirma que reduciendo el estrés no solo se logra devolver a nuestro organismo trabajar en condiciones normales sino que se consigue reducir en un 40% las causas del Síndrome de Intestino Irritable (SII).

Recomendaciones

Entre las mejores recomendaciones están llevar una dieta libre de grasas saturadas. Comer despacio y masticar bien la comida antes de pasarla. Beber suficiente agua diariamente, 2 litros en condiciones normales y hasta 4 en días excesivamente calurosos.

Cabe mencionar que quienes tienen una dieta vegana tienden a sufrir mucho menos con problemas del colon si es que acaso los tienen. Si usted no es vegetariano puede optar por comer carnes magras y lácteos fermentados ricos en probióticos para mejorar la flora intestinal.

Para reducir el estrés evite postergar sus tareas, planifique sus actividades. Cuando se sienta estresado una excelente solución es salir a trotar o a pasear un rato y distraerse. Recuerde la ley de Pareto, el 80% de los resultados son causado por el 20% de las acciones. Si elije con cuidado esas 2 actividades de entre una lista de 10 obtendrá un sustancial avance del 80 por ciento en su objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *